Jorge Castillo: ¿Por qué la Cámara de Apelación Penal de Lomas de Zamora tardó cinco meses en expedirse?

1214

Lejos de representar un revés para Jorge Castillo, la resolución del pasado jueves de la Sala III de la Cámara de Apelación en lo Penal de Lomas de Zamora implica una muestra más –en este caso irrefutable- de las irregularidades e ilegalidades que caracterizan al proceso en el marco del cual se lo mantiene a Castillo secuestrado y con un pedido de rescate de 400.000 dólares realizado por su ex abogado Jorge Fiasche para darle a los jueces de la cámara de Apelaciones Bravo y un tal Puma (averiguando resulta ser el juez Tristán Rodríguez), los mismos que firmaron el fallo.

En apoyo de lo expuesto deben tenerse en cuenta las circunstancias en que la mencionada Cámara ha emitido su opinión. En efecto, la Cámara de Apelación debió haber dictado esta resolución hace más de cinco meses y no el pasado jueves, como finalmente lo hizo.

La demora de este Tribunal ha sido gravísima, injustificada e ilegal, incurriendo en una violación grosera de los plazos legales con que contaba para resolver. La gravedad de la situación queda expuesta cuando se valora que de esa resolución dependía –nada más y nada menos- que la libertad de Jorge Castillo y de otras 24 personas.

Más grave aún es que la Cámara de Apelación no ha emitido su opinión voluntariamente, sino que lo ha hecho compelida y urgida por un fallo del Tribunal de Casación Penal de la Provincia por el cual se la obligó a resolver de inmediato y poner fin así a su conducta dilatoria contraria a derecho.

Reiterados fueron los reclamos de la defensa de Jorge Castillo para que la Cámara de Apelación se expidiera. Sin embargo, este Tribunal se mantuvo y persistió –sin dar razones- en su  conducta  dilatoria. En estas circunstancias, la defensa debió elevar sus reclamos al Tribunal de Casación Penal provincial, y fue así que a través de un fallo que no tiene precedentes en la Provincia, el jueves pasado el Tribunal de Casación resolvió intimar a la Cámara de Apelación para que resolviera de inmediato el recurso de apelación mencionado y, además, dispuso poner en conocimiento de la Suprema Corte de Justicia Provincial la grave inconducta en que incurrieron los camaristas a los efectos de que el Máximo Tribunal adopte las medidas que crea correspondientes en el caso (en archivo adjunto se acompaña el fallo completo de la Cámara de Casación Penal Provincial).

Accedé al documento completo y leé más en: Casación Penal obligó a la Cámara de Apelaciones a expedirse sobre la situación procesal de Jorge Castillo.

Así, en el escenario descripto -que constituye un verdadero escándalo jurídico- la Cámara de Apelación se vio obligada a resolver el día jueves el recurso referido.

Todos los antecedentes expuestos no pueden ignorarse porque de ellos surge el punto más importante de todas las novedades judiciales ocurridas esta semana en la causa. Esto es que Jorge Castillo y otros 24 detenidos han permanecido privados de su libertad innecesaria e ilegalmente por más de cinco meses, ello como consecuencia directa de la demora injustificada del accionar de la Sala III de la Cámara de Apelación de Lomas de Zamora. Esta circunstancia surge irrefutable desde el momento en que el Tribunal de Casación Penal ha considerado como injustificado y contrario a derecho el argumento en que se basó la Cámara de Apelación para demorar por más de cinco meses su resolución.

Lógicamente el gravísimo daño que han sufrido todos los detenidos por esta inexplicable demora es a esta altura irreparable. En efecto, quienes fueron beneficiados por el fallo de la Cámara de Apelación con la libertad, debieron haberla obtenido hace más de 5 meses. Ello implica que se los mantuvo, innecesaria e ilegalmente detenidos por todo ese lapso. Por su parte, a quienes se les confirmó la prisión preventiva se los ha privado de su derecho de recurrir  a instancias superiores para obtenerla, derecho éste que podrán haber articulado hace más de cinco meses si la Cámara de Apelación hubiera actuado en legal tiempo y forma.

En conclusión, un verdadero escándalo jurídico.

Compartir

Dejar respuesta