José María Núñez Carmona, socio y amigo de Amado Boudou, quedó en libertad luego de que, en un fallo dividido, la Cámara Federal porteña aprobara su excarcelación. El empresario estaba detenido en el penal de Ezeiza y de allí fue trasladado a la sede de la Policía Federal de Villa Lugano, en General Paz y Madariaga, de donde salió anoche a las 22.40.

Al abandonar la Superindentencia de Investigaciones Federales, Carmona habló brevemente con la prensa y dijo: “Estoy contento, no voy a hablar de la causa. Las prisiones preventivas no están bien manejadas. El ámbito está bien cuidado, nosotros nos sentimos cuidados. Nadie tiene ganas de estar encerrado; es una experiencia difícil pero realmente la pasamos bien”. Hoy deberá presentarse en los Tribunales de Comodoro Py para resolver su nueva situación ante la justicia.

Sobre Amado Boudou dijo que lo notaba muy bien, que se veían jugando al fútbol porque “los internos se ven todos”. El ex vicepresidente fue excarcelado ayer en la causa que lo investiga por lavado de dinero y enriquecimiento ilícito. Igualmente, continuará detenido ya que hoy deberá definirse su suerte en otra causa que lo acusa de pedir viáticos truchos cuando era ministro de Economía.

Los jueces Eduardo Farah y Rodolfo Pociello Argerich de la Sala I votaron a favor de la excarcelación, y Leopoldo Bruglia en contra. Los camaristas Farah y Pociello Argerich criticaron al juez Lijo por las detenciones de Boudou y Nuñez Carmona ya que, según consideraron, no estuvieron justificadas, así como no resolvió su procesamiento.

Compartir

Dejar respuesta