El ex ministro de Planificación Federal Julio de Vido declaró hoy desde el Penal de Marcos Paz durante una audiencia del juicio oral por la Tragedia de Once. A través de una videoconferencia, el diputado se desligó de toda responsabilidad y culpó al maquinista Marcos Córdoba porque “omitió apretar los frenos y solo eso llevó a generar el accidente”.

“No puedo aceptar ni por un segundo que yo pueda tener responsabilidad, esta imputación es fácticamente imposible de sostener”, sentenció de Vido. “No puedo ser autor de un delito ya que no era mi competencia ocuparse de las cuestiones designadas a los secretarios de Transporte”, agregó en referencia a Juan Pablo Schiavi y Ricardo Jaime, quienes ya fueron condenados.

“Como ministro no podía abocarme a las funciones del secretario de Transporte y de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte. No designé a los secretarios de Transporte porque esa era una incumbencia del Poder Ejecutivo a través del Presidente de la Nación”, expresó el ex funcionario kirchnerista.

Asimismo, negó todo tipo de relación con TBA, empresa concesionaria a cargo de Sergio Cirigliano: “Carecía de relación directa con los concesionarios. No hay pruebas concretas y directas de relaciones del ministro y TBA”.

“No hay prueba que acredite que conocía el flujo de dinero o la falta de mantenimiento del material rodante. Ejercía un rol eminentemente político”, resaltó.

El juicio por la Tragedia de Once contra Julio de Vido y el ex titular de la Unidad de Renegociación y Análisis de Contratos de Servicios Públicos (UNIRE), Gustavo Simeonoff, continuará a fin de mes tras la feria judicial por el receso de invierno. En ese momento comenzarán los alegatos de las querellas y se estima que la sentencia llegará los primeros días de septiembre.

Compartir

Dejar respuesta