Luego de que la Asamblea Nacional de Ecuador aprobara hace dos semanas la remoción de un monumento a Néstor Kirchner emplazado en la sede de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) por considerarlo un “símbolo de la corrupción” en Argentina por una propuesta que fue encabezada por Byron Suquilanda, legislador del partido liberal (CREO), los trabajos se llevaron a cabo ayer.

Desde la Alcaldía de Quito manifestaron ayer en un comunicado que “fiel a los principios y valores que siempre han defendido los quiteños y para preservar la integridad del espacio público se retiró el monumento al gobernante argentino” y que la figura “se encuentra en las bodegas de la Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas y en las próximas horas se pondrá a disposición de la Embajada Argentina para que resuelva su destino”. 

“Es conocida por todos ustedes la secuela de actos de corrupción en el gobierno de Argentina. Y es conocido por todos ustedes que el cometido para el cual fue creada la Unasur no se está cumpliendo”, afirmó Suquilanda al incluir la petición en la orden del día 7 de agosto. 72 votos a favor, 30 en contra y 9 abstenciones, fueron los que pusieron en el olvido a la escultura del líder político.

“Me quiero sumar a la iniciativa del Presidente de la República cuando dice que ese edificio debe ser destinado a la Universidad Indígena del Ecuador; y habida cuenta que va a funcionar dicha universidad, no tiene nada que hacer en el frente del edificio el monumento del expresidente argentino, que no es justamente un buen ejemplo para los ecuatorianos”, señaló.

Compartir

Dejar respuesta