La Auditoría General de la Nación (AGN) demandó a la Oficina Anticorrupción que comanda la macrista Laura Alonso por la «conducta reticente» para brindar «en tiempo y forma» la información que se le ha solicitado desde ese organismo.

«Motiva esta presentación la conducta reticente de la Oficina Anticorrupción para brindar en tiempo y forma la información que se le solicitara de manera reiterada. Con su conducta persistente en la negativa a facilitar la información, ha impedido a la Auditoría General de la Nación el pleno ejercicio de sus facultades de contralor», dice el amparo.

De esta forma, el organismo de Oscar Lambero arremetió contra el de Alonso al cumplirse los nueve meses de la fecha prevista para el arranque de la auditoría.  Las «manifestaciones injustificadas sobre la ‘falta de comprensión’ de la información requerida,constituyen solo una parte de los obstáculos utilizados para impedir el normal desarrollo de las tareas de control». 

Compartir

Dejar respuesta