La tradicional confitería Boston, establecida en Mar del Plata desde 1958, afronta graves problemas y muchos temen que éste sea el fin de las deliciosas medialunas de la ciudad balnearia. Desde noviembre de 2016, cuando cambió el grupo empresarial que la administra, los empleados sufren irregularidades en el pago de sus salarios, falta de vajilla y materia prima, que incluso es de inferior calidad. Por eso, hoy realizarán un paro y no volverán a trabajar hasta que se les abone los haberes adeudados.

Nancy Todorof, secretaria adjunta de la Unión de Trabajadores Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina (UTHGRA), explicó en diálogo con Pasión de Multitudes -por AM1300- que el personal está desgastado por la situación y por eso resolvió esta medida de fuerza. Además, mañana se reunirán con los abogados del sindicato para ver cuáles son los pasos a seguir. “No hay respuesta de la empresa. Ellos dicen que quieren expandirse en distintos puntos del país pero no se corresponde con lo que está pasando”.

A fines de 2016, la Boston pasó a manos de una sociedad formada por capitales de origen austríaco y un grupo de empresarios locales. Pese a que habían prometido millonarias inversiones y un plan de expansión, solo se dedicaron a adeudar salarios y acumular una deuda millonaria en concepto de aportes sindicales. Además, los trabajadores reclaman que las cartas se acortaron y bajaron la calidad de los productos, lo que trajo la queja de muchos clientes.

Las cuatro sucursales de la Confitería Boston nuclean a 135 empleados, de los cuales 80 están afiliados al gremio de los gastronómicos y el resto al Sindicato de Trabajadores Alfajoreros, Reposteros, Pizzeros y Heladeros (Starpyh) y a Camioneros.

Compartir

Dejar respuesta