Desde la agencia calificadora de deuda Fitch sostuvieron en un informe que la deuda ascenderá el 93 por ciento del Producto Bruto Interno (PBI) en 2018 y su sustentabilidad se encuentra en duda debido al menor nivel de actividad y la incertidumbre política. Igualmente, mantuvieron la calificación B para el país como deudor.

“En el 2019 el Gobierno logrará el ajuste fiscal al que se apunta en el Presupuesto y que el programa con el FMI será de ayuda para cubrir completamente las necesidades financieras, pero prevé riesgos por deterioro entre la recesión incipiente y el ciclo electoral”, alertaron.

“Luego, la prospectiva de mayor consolidación fiscal, recuperación económica y regreso del acceso a los mercados externos son inciertas y son probablemente sensibles al resultado de las elecciones”, agregaron de cara al 2020.

En tanto, destacaron que “la intensa inestabilidad macroeconómica en 2018, marcada por una gran depreciación del peso, ha debilitado dramáticamente las perspectivas de crecimiento en el corto plazo”.

 

Compartir

Dejar respuesta