Pablo Jerez, el ex jugador de Boca que anoche conmovió a los televidentes de ‘Intratables’ (América TV) por la lucha que emprendió para seguir manteniendo la calidad de vida de su hija destacó hoy en AM 1300 que sigue buscando una oportunidad laboral para sustentarse.

Zoe, que actualmente tiene 14 años registró un problema de salud por una bacteria intrahospitalaria que derivó en hidrocefalia. «Hace 14 años venimos en una lucha constante junto a mi señora», confió en ‘Pasión de Multitudes’.

«He tomado la decisión de pedir ayuda porque la necesitábamos. Me ha costado hacerlo porque no quería exponer mi situación, pero llegó una situación en la que lo necesitaba sí o sí», contó.

«Cuando toque la cima era en 2003 con Boca, pero en el 2004 nació Zoe y mi vida cambió. Se dieron un montón de cosas en la que para mi el fútbol era secundario, pero lo tenia que seguir haciendo porque era mi trabajo. Todo estaba puesto en ella para que pudiera tener una mejor calidad de vida», dijo.

«Gracias a Dios el club Midland, con un gesto enorme, me ofreció renovarme el contrato para figurar como jugador activo para seguir teniendo la obra social. A mi no me daba para seguir jugando, pero al no tener un trabajo en blanco y Zoe con tantas necesidades me encontré acorralado», comentó.

«Todavía no tengo un trabajo firme, pero se que pronto lo voy a tener. Si es ligado al fútbol seria lo ideal ya que no tengo formación en otra cosa. Muchos jugadores han pasado tiempos difíciles y hasta ha habido suicidios porque es muy fuerte hacer tantos años una rutina y encontrarse luego en una mala situación económica o sin trabajo», completó.

Compartir

Dejar respuesta