WhatsApp detectó una falla que expuso la privacidad de sus usuarios y pidió que de forma urgente se actualice la aplicación con la última versión. A través de una llamada, los priratas informáticos instalaban un software que espiaba los teléfonos, accediendo a la totalidad de los contenidos.

Por el momento, desde la firma que fue adquirida por Facebook en 2014, no han podido precisar de forma específica la cantidad de cuentas afectadas por este inconveniente. La vulnerabilidad fue detectada en los últimos días por lo que no se sabe cuántos dispositivos podrían haber sido infectados.

Según la agencia de noticias EFE, la Comisión de Protección de Datos de Irlanda dijo que WhatsApp notificó al regulador el lunes de una «vulnerabilidad de seguridad grave» y que está colaborando activamente con la empresa para verificar si los datos de los usuarios de la UE han quedado expuestos.

Compartir

Dejar respuesta