Foto: Diario El Día

Luego del tedeum por el Día de la Independencia y la “Misa por la Vida”, donde la Iglesia lanzó fuertes críticas contra el proyecto de legalización del aborto, el arzobispo de La Plata, Víctor Fernández, pidió al presidente Mauricio Macri que vete la ley en caso de que sea sancionada en el Senado. Pese a que el mandatario está en contra de la interrupción del embarazo, como la mayoría de sus funcionarios más importantes, fue el propio Macri el que propició el debate en el Congreso durante la apertura de las sesiones ordinarias.

“Los derechos humanos se defienden en cualquier circunstancia, ese ser humano tiene un valor que no es negociable. Si hoy le niego un derecho porque es discapacitado, mañana se lo niego porque es negro, después se los niego porque tiene menos de 14 semanas, entonces… ¿qué fundamentos quedan para los derechos humanos?”, sentenció el religioso durante su primer tedeum como arzobispo de La Plata.

Fernández recordó que el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, vetó la ley de interrupción voluntaria del embarazo en 2008, y, en diálogo con Infocielo, trazó un paralelismo con el Jefe de Estado argentino: “Tabaré permitió el debate, que fue rico. Él mismo lo escuchó y después de escucharlo reafirmó sus convicciones como médico y sus convicciones humanistas. Sin ser católico ni tener vínculos con la Iglesia, tomó la decisión de vetarlo. Y agregó: “Eso depende de qué fuerza tenga esa convicción en la persona…”.

Estuvieron presentes en la ceremonia María Eugenia Vidal y el intendente de La Plata, Julio Garro. Allí, la gobernadora bonaerense se mostró con el pañuelo celeste, símbolo de los grupos pro vida. Al finalizar la misa, los asistentes se manifestaron con cantos “a favor de las dos vidas” con globos y pañuelos celestes.

Vidal junto a un militante “provida”, con el pañuelo celeste (Instagram)

Compartir

Dejar respuesta