De acuerdo a un informe del Observatorio de la Federación Argentina de la Industria Maderera y Afines (FAIMA), la producción en este rubro evidenció una caída del 8,9 por ciento en comparación con 2017.

El panorama negro se alcanzó en diciembre cuando la contracción de la producción de muebles fue del 37,5 por ciento y la de manufacturas y maderas del 16,7 por ciento.

El documento indica que “la industria del mueble es el segmento más afectado, mostrando una baja del 11,5 por ciento en su nivel de producción, mientras que la producción de madera cayó 1,3 por ciento”. 

En tanto, evidenciaron que “la caída del consumo” fue uno de los factores que más incidieron en esta situación y explicaron que “el ritmo de deterioro en los últimos meses del año no tiene precedentes”.

Pedro Reyna, presidente de la FAIMA, resaltó que “la caída de ventas en el mercado local sumado a los aumentos de costos asociados a tarifas de servicios, tasas de interés en niveles récord y algunos insumos dolarizados condiciona la rentabilidad del sector”.

Compartir

Dejar respuesta