Mariela, la hermana de Gissela Solís Calle, confirmó que la Justicia le informó que la odontóloga de 47 años murió producto de un envenenamiento. Hasta ahora, la investigación deja a Casimiro Campos, pareja de la víctima, como el único sospechoso: antes de declarar se quitó la vida en un hotel.

“Me da la impresión de que ella nunca se enteró de lo que estaba pasando. Creo que él la atacó cuando ella estaba durmiendo”, resaltó la mujer esta mañana en una entrevista con Crónica TV. Justamente en la habitación del lugar en donde estaba hospedado el supuesto asesino la policía encontró un sobre con veneno.

Otra de las cosas que llamó la atención de los investigadores es que en el baño de la casa de Solís Calle había un vómito que pertenecía a ella. También dos copas de vino, aunque se descartó la presencia de alguna sustancia que pueda causar la muerte.

“Era un sobre que en principio pensaban que iba a usar él. En las copas de vino no había nada, pero sí moléculas en el cuerpo de mi hermana. Para mí la encontró durmiendo, le puso un polvo y ella lo aspiró. Ese producto produce vómitos, diarrea, dolor de estómago. Creo que ella murió en la cama y luego la envolvió en las sábanas”, comentó.

Compartir

Dejar respuesta