La locura de los “caza Uber” no tiene fin. Esta madrugada, en el barrio porteño de Villa Devoto, le pintaron el auto a un conductor de la tan discutida aplicación y lo prendieron fuego.

Un patrullero de la Policía de la Ciudad se presentó en el lugar tras un llamado al 911 y, luego de constatar el hecho, los agentes llamaron a los bomberos para controlar las llamas. El rodado fue trasladado a la playa judicial y afortunadamente no hubo heridos.

El propietario del vehículo es un hombre de 27 años que manifestó haber trabajado como conductor de Uber en diciembre y enero pasado, pero que en la actualidad “no estaba realizando esa actividad”. Además, dijo que el auto era usado habitualmente por su esposa, indicaron a Infobae fuentes del Ministerio de Seguridad porteño.

El delito quedó caratulado como “Incendio y otros estragos”, que está calificado por el artículo 186 del Código Penal. Interviene la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas N°24, a cargo de Rodrigo Pagano Mata.

Crece la preocupación por este tipo de actos violentos en mano de los taxistas que se repiten una y otra vez, incluso contra los choferes de Cabify, aplicación que sí está autorizada para operar legalmente en el país.

En este último tiempo se dieron a conocer distintos ataques por parte de los “caza Uber” en la Ciudad de Buenos Aires. A mediados de junio, dispararon una bala de goma contra un auto de Cabify que transportaba a un menor de 10 años con una mujer por Recoleta; ninguno salió herido.

Días después, la hermana de Calu Rivero fue testigo de un hecho similar y Santiago Elizalde, de 30 años, denunció que un grupo de “taxistas” lo golpeó y le sacó las zapatillas cuando descubrió que había pedido un Cabify a la salida de un boliche en Costanera Norte.

Compartir

Dejar respuesta