Una mujer de 41 años falleció el domingo tras ser operada el viernes en la Clínica Modelo de Santa Rosa. Tamara Gómez, quien había pagado 90 mil pesos para someterse a una lipoaspiración, comenzó a sentirse mal durante el posoperatorio y sus familiares aseguran que se trata de un caso de mala praxis.

Sus familiares, aún en shock, aseguraron que la mujer estaba “muy bien de salud” y que los prequirúrgicos no habían alertado de ninguna precaución particular que hubiera que tomar en el procedimiento. En ese sentido, su hermano habló con los medios y relató que el cirujano plástico, Mariano Jañez, se fue de Santa Rosa el mismo día después de la cirugía.

“No nos explicó nada, porque él la operó y ese mismo día se fue a Buenos Aires a llevar los hijos. Mi hermana quedó a cuidado, supuestamente, del padre del médico… así que con el único que hablamos fue con él”, expresó. Luego, recordó: “El día después de la operación, es decir el sábado (7 de julio), pasó a verla el padre del médico que la operó. La revisó un poco, así nomás, por arriba… y le dijo que estaba todo bien, que se podía ir de alta”.

Sin embargo, su familia asegura que la veían débil y le sangraba el ombligo. La muerte de Tamara los conmocionó y solo les dijeron que había tenido un paro cardíaco. Por eso, consideran que hubo mala praxis y presentaron una denuncia en la Seccional Primera para que se investigue el caso.

Compartir

Dejar respuesta