La producción de PyMEs industriales se desmoronó un 7,4 por ciento en septiembre, según un informe de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) y marca el quinto mes consecutivo de caída. En los 9 meses medidos de 2018 la cifra negativa ya es del 1,5 por ciento. Las expectativas no son alentadoras.

Todos los rubros presentaron pérdidas en comparación con el mismo período del año pasado: ‘Productos de metal, maquinaria y equipo’ (-10,8 por ciento), ‘Material de Transporte’ (-10), ‘Productos de Madera y Muebles’ (-9,9), ‘Fabricación de productos eléctrico-mecánicos, informática y manufacturas’ (-9,7), ‘Minerales no metálicos’ (-9,6), ‘Calzado y marroquinería’ (-9,4), ‘Productos químicos’ (-8,3) y ‘Productos de caucho y plástico’ (-6).

“Uno de los problemas que afecta a la mayor parte de las industrias, son las altas tasas para cambiar cheques. Las tasas promocionales al 29 por ciento ya prácticamente no se consiguen y no bajan del 70 por ciento anual. La casi única fuente de financiamiento disponible para los que no pueden autofinanciarse, son los proveedores, pero poniendo estrés en la cadena de pagos”, destaca el informe de la Cámara.

Por otro lado, destacaron que hay empresas que deciden rotar su personal o suspenderlo ya que hay momentos de escaso trabajo. “La industria intenta por ahora no despedir empleados, sostenerlo todo lo posible esperando mejoras en la economía, pero la situación se vuelve más difícil por la capacidad ociosa elevada que implica costos hundidos”, analizaron.

Compartir

Dejar respuesta