El estado de salud de Mauricio Macri mantuvo ocupada a la Unidad Médica Presidencial ya que, en 30 meses de mandato del Presidente, debió seguir de cerca tres operaciones, una internación por arritmia, una descompensación que requirió asistencia y dolores en la espalda, además del quiste pancreático que le detectaron al mandatario este miércoles.

Aunque fueron intervenciones sin riesgo para su vida, ya suman más de media docena los episodios de problemas de salud de Macri desde que llegó a la Casa Rosada, y que puso en alerta a su equipo médico.

El último ocurrió este miércoles 13 de junio, cuando tras una resonancia magnética (realizada en una clínica privada del partido bonaerense de Vicente López) se constató la presencia de un quiste benigno en el páncreas. Según se informó oficialmente, la resonancia confirmó la preexistencia de un quiste pancreático, detectado en una serie de consultas llevadas a cabo el 23 de mayo pasado.

“El presidente Mauricio Macri realizó una serie de estudios de rutina el 23 de mayo en el Centro de Diagnóstico Maipú. Una ecografía abdominal mostró la existencia de un quiste pancreático preexistente de carácter benigno. Hoy, en el mismo centro, se le realizó una resonancia magnética y se obtuvo el mismo diagnóstico, por lo que no es necesario realizar tratamiento alguno”, indicó el texto difundido por Presidencia.

Pablo Capitanich, jefe de Vías Biliares y Páncreas del Hospital Alemán de Buenos Aires, afirmó hoy a Télam que se trata de una lesión con contenido líquido que “solo requiere control periódico y no es para preocuparse”.

Compartir

Dejar respuesta