Con una agenda muy apretada y hasta cronometrada, el ex presidente de los Estados Unidos Barack Obama, que ya está en el país, tendrá una reunión exclusiva con empresarios argentinos y jugará al golf con Mauricio Macri.

El ex mandatario norteamericano aterrizará primero en la provincia de Córdoba, donde cerrará la Cumbre Economía Verde, que está organizada por el gobierno local y la fundación norteamericana Advanced Leadership. El entro de convenciones del hotel Quorum será el escenario principal de este encuentro, donde se desplegó un importante operativo de seguridad. Los 300 participantes del evento tuvieron que certificar su credencial en un escáner y pasar todas sus pertenencias por un camioncito de la división antidrogas de la Policía de Córdoba, con un sistema para detectar explosivos y armas. Durante la intervención de Obama, planificada para las 16:30, no se podrá circular dentro del perímetro y posiblemente se bloquee el funcionamiento de los teléfonos celulares.

De Córdoba, el premio Nobel de la Paz aterrizará directamente en Buenos Aires en un vuelo de 45 minutos. En la Ciudad, se alojará en el Palacio Duhau, en el barrio de Recoleta, donde tendrá un encuentro de lo más hermético y exclusivo con el establishment argentino. Primero se reunirá con 80 empresarios, y disertará sobre transparencias y buenas prácticas en la política en un cocktail organizado por las familias Werthein y Sielecki junto a la Advanced Leadership Foundation. Más tarde, Obama cenará con poco más de 10 empresarios, entre ellos Eduardo Eurnekian (Corporación América), Adelmo Gabbi (Bolsa de Comercio de Buenos Aires), Claudio Belocopitt (Swiss Medical) y Sebastián Bagó (Laboratorios Bagó).

Mañana temprano, Barack Obama será recibido por Mauricio Macri en el Buenos Aires Golf Club de Bella Vista y, después del partido de golf, se especula con que el Presidente argentino invite al norteamericano a un almuerzo en Los Abrojos, su quinta en Los Polvorines. El encuentro no será de carácter oficial sino privado, ya que esto sería mal visto por el actual mandatario estadounidense, Donald Trump.

Compartir

Dejar respuesta