En el marco de las sospechas de arreglos previos en un partido del 2011 entre Zaragoza y Levante por la Liga Española, serán juzgados los futbolistas argentinos Leonardo Ponzio, Nicolás Bertolo y Leonardo Franco junto a 33 personas más. En diciembre de 2014 la Fiscalía Anticorrupción, a cargo del fiscal Alejandro Luzón, presentó una querella que imputaba a 42 miembros de ambos clubes por presunta corrupción deportiva.

En la causa aparecían el director deportivo Antonio Prieto Martínez, el DT Javier Aguirre y los tres capitanes del Zaragoza: Gabi Fernández, Jorge López y Lonardo Ponzio como los protagonistas del arreglo del partido para salvarse del descenso, por lo que tras conseguido el objetivo habrían enviado 1.200.000 dólares a los jugadores del Levante, que perdió ese cotejo del 21 de mayo de 2011 por 2 a 1.

Todos los implicados negaron el hecho y la causa se archivó, pero el 25 de enero pasado fue reabierta por la Audiencia Provincial valenciana tras la apelación presentada por la Fiscalía, la LFP y el Deportivo de La Coruña, quien descendió tras aquel resultado y ahora exige una indemnización económica. Irán a juicio oral, el cual se establecerá dentro de los próximos seis meses.

Entre las pruebas figura el depósito de 965.000 euros en las cuentas bancarias de nueve futbolistas del Zaragoza, el DT y el director deportivo cuatro días antes del partido. Se sospecha que una vez retirado el dinero de dichas cuentas, los futbolistas lo devolvieron a la dirigencia para ser entregado posteriormente al Levante.

Por el delito de “alterar de manera deliberada y fraudulenta el resultado de una competición deportiva profesional” el Código Penal español prevé una pena estimada entre seis meses y cuatro años de prisión, además de una multa económica y la inhabilitación de uno a seis años.

Compartir

Dejar respuesta