Mientras Nahir Galarza, detenida en la Comisaría de la mujer de la ciudad de Gualeguaychú, realiza pedidos extravagantes como que le lleven comida preparada por su madre, que le den un ventilador, un colchón, y poder hacer ejercicio con un personal trainer, se revelaron audios y chats que la comprometerían aún más por el asesinato de su novio, Fernando Pastorizzo.

Un amigo de la víctima declaró ante el fiscal Sergio Rondoni Caffa una conversación que mantuvo con Pastorizzo el pasado 25 de diciembre en un grupo de WhatsApp, en el que dijo “que lo habían metido en una casa y que le habían pegado”. Las agresoras, según esa confesión del joven de 20 años a través de un audio, en el que incluso lloró, habían sido Nahir Galarza y una amiga de ella, Sol, según publica el diario El Día de Gualeguaychú.

 

Rondoni Caffa accedió a los registros telefónicos del iPhone de Galarza en el que figuran 150 llamadas entre su móvil y el de la víctima desde el 1 al 29 de diciembre, además de los más de mil mensajes de WhatsApp que mantuvieron entre fines de 2016 y el 28 de diciembre pasado.

Compartir

Dejar respuesta