Comenzó el peritaje de los celulares de Nahir Galarza y Fernando Pastorizzo para determinar qué tipo de vínculo mantenían y qué pasó entre ellos desde el 24-25 de diciembre, cuando se pelearon a golpes en la puerta de un boliche, y el 29 de ese mismo mes, cuando Galarza asesinó al joven de 20 años. Si efectivamente eran pareja, a diferencia de lo que sostiene Nahir y su familia, la imputada podría recibir una condena a perpetua.

El fiscal Sergio Rondoni Caffa informó que en el teléfono de la acusada se detectaron más de mil mensajes de WhatsApp intercambiados con Pastorizzo. Su última comunicación telefónica fue el 28 de diciembre a través de un llamado. Del peritaje se encarga el ingeniero Fernando Ferrari, de la Procuración General de Entre Ríos.

“Se inició el proceso del celular de la imputada, se obtuvieron una descarga de alrededor de mil mensajes entre ella y la víctima. Respecto al celular de Fernando, está muy complicada la situación porque es un celular de alta tecnología, de última generación y está codificado por lo que va a ser muy complicado. Vamos a necesitar colaboración de la familia o amigos que puedan aportar datos de esa clave y también de la empresa, pero será más difícil”, expresó Rondoni Caffa a Máxima Online.

Además, el fiscal confirmó que la víctima efectivamente viajó junto a la familia Galarza a Brasil en el verano de 2016, donde entraron y salieron del país juntos. Con esta información, aportada por Migraciones, se pone en duda los dichos por el padre de Nahir acerca del vínculo que tenían con Fernando, con quien no hablaban ya que ni siquiera era el novio de su hija.

Desde esta mañana, a las 11, las partes involucradas en el caso participan de una audiencia ante el Tribunal de Juicios y Apelaciones de Gualeguay donde la defensa de Galarza pedirá nuevamente que la joven sea beneficiada con la prisión domiciliaria y tobillera electrónica.

Compartir

Dejar respuesta