Mauricio Macri, Javiel Iguacel y Juan José Aranguren fueron imputados por la justicia federal acusados de privatizar “a precio vil” las centrales termoeléctricas Ensenada, Barragán y Brigadier López.

La denuncia presentada por un grupo de legisladores de Unidad Ciudadana en noviembre avanza y pone en evidencia que las licitaciones se hicieron por un valor inferior al que el Estado desembolsó para la construcción en 2010. También es la mitad de la valuación fiscal que la Auditoria General de la Nación fijó en 2012 y apenas duplica las ganancias que cada una de ellas tuvo en un año.

Además, los diputados Rodolfo Tailhade, María Emilia Soria, María Fernanda Vallejos y Adrián Grana acusan que “a través de Aranguren y por orden de Macri”, negoció “cara a cara” con Angelo Calcaterra la ruptura del contrato “por diferencias en la actualización de costos”. 

“Los propios resultados operativos financieros publicados por Enarsa relativos a las dos usinas muestran que el Estado está enajenando dos centrales rentables a precio vil para que (Nicolás) Caputo continúe haciendo millonarios negocios: el resultado Ebitda (sin deducir impuestos) de Barragán para 2017 registró una ganancia de 121,4 millones de dólares, y de 62 millones de dólares para Brigadier López”, explicaron.

Compartir

Dejar respuesta