Mario Quintana “ejerce presiones políticas” ante la Corte Suprema, advierten sobre el avance de Farmacity

249

El presidente del Colegio de Farmacéuticos de Lomas de Zamora, Leonardo Fernández, expuso hoy su preocupación por la apelación de la cadena Farmacity ante la Corte Suprema de Justicia para poder instalarse en la provincia de Buenos Aires. El referente de la cámara explicó que esa acción constituye algo inédito y lo relacionó directamente con las “presiones políticas que ejerce Mario Quintana (vicejefe de Gabinete nacional)” y con los ministros de la Corte Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz.

“Farmacity se presentó en un juicio contra la provincia de Buenos Aires, y la justicia le dio tres fallos  desfavorables, incluyendo el de la Corte Suprema de Justicia. Además, que ese caso era competencia de la provincia de Buenos Aires y le negaba el recurso de apelar en tribunales de jurisdicción nacional. El recurso que tienen es presentarse en queja ante la Corte Suprema, y es algo inédito que tome este caso, porque generalmente atiende cuestiones humanitarias y no las que tienen que ver con la economía de una empresa. Esto tiene nombre y apellido: son las presiones políticas que ejerce Quintana”, denunció en diálogo con AM 1300 Radio La Salada.

Farmacity, que supo tener de CEO al segundo de Marcos Peña y tiene lazos con los dos ministros de la Corte Suprema, busca saltear la ley provincial que, hoy, le impide el desembarco. Esto, “demuestra el vínculo de altas esferas de poder. Es muy tóxico el tema. Pocas chances tenemos de que se haga justicia en estos casos, cuando en tres ocasiones ya les dijeron que no. Además se están anunciando cosas disparatadas muy difícil de implementarse. Ante los proyectos que se vienen, varios pacientes se quedarían sin sus tratamientos habituales”, advirtió, en relación a que la cadena logró ser prestataria plena del PAMI, lo que la equipara con cualquier farmacia de barrio, bajando la bonificación que la empresa paga por el convenio de la obra social de los jubilados nacionales del 26 al 15 por ciento, y habilitando a que dé de alta a sus farmacias aun cuando no cumpla con los requisitos exigidos por la ley vigente.

“Hay muchas cosas que la farmacia de barrio está en desventaja frente a semejante cadena. La Farmacia no es un comercio más, es una actividad comercial pero netamente sanitaria. Por cada Farmacity que se abre se cierran entre 9 y 10 farmacias, según la estadística. Y se instalan en zonas donde no hacen falta farmacias”, alertó Fernández.

Compartir

Dejar respuesta