El presidente Mauricio Macri anunció este lunes la “profunda reconversión” de las Fuerzas Armadas a través de un plan de reforma y reorganización del Sistema de Defensa Nacional que se concretará con la publicación de dos decretos en el Boletín Oficial. “Tenemos un sistema de defensa desactualizado producto de años de desinversión y ausencia de una política de largo plazo”, exclamó el mandatario durante su breve discurso en Campo de Mayo.

El proyecto, según se prevé, incluirá una nueva definición legal del rol militar y la creación, por primera vez en la historia argentina, de unidades conjuntas integradas por militares del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea, así como el cierre de algunos cuarteles.

Una de las medidas implicaría la derogación o la modificación del decreto 727/2006 del expresidente Néstor Kirchner y la ex ministra de Seguridad Nilda Garré que restringió el uso de la fuerza militar a ataques de fuerzas extranjeras que respondan a un Estado.

El otro decreto que implementaría Macri, según Infobae, ejecutará una fuerza de despliegue rápido con 10.000 hombres que brindarán apoyo logístico a las fuerzas de seguridad en la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo. El 29 de mayo pasado, el Presidente había dado una pista sobre ese nuevo encuadramiento legal cuando afirmó en el Colegio Militar que “necesitamos Fuerzas Armadas que se adapten a las necesidades del siglo 21 y estén preparadas para las amenazas que hoy nos preocupan”.

El breve discurso de Mauricio Macri en Campo de Mayo

“Estoy acá porque queremos saldar la deuda de la democracia con las Fuerzas Armadas”, sentenció el Presidente, y agregó que la “misión principal de las FFAA es proteger la soberanía e integridad territorial de nuestro país”.

“Es clave que puedan apoyar la política exterior, que tengan presencia en operaciones de Paz de la ONU, promoviendo cooperación y sosteniendo nuestra presencia en la Antártida”, explicó Macri.

Uno de los puntos que más dudas genera es que los militares, tal como enumeró el jefe de Estado, “puedan colaborar con la seguridad interior a través del apoyo logístico en zonas de frontera y la intervención en la protección de eventos y objetivos de carácter estratégico”.

El mandatario también mencionó el cuidado del Ciberespacio y la presencia de las Fuerzas ante catástrofes naturales y otro tipo de eventos trágicos.

“Debemos actualizar la doctrina y los planes de carrera militar, en particular para el uso de las nuevas tecnologías. También necesitamos una Ley de personal militar que les permita hacer su tarea de la mejor manera posible”, detalló Macri y resaltó que son imprescindibles los salarios adecuados y un servicio de salud de calidad.

“Sabemos que esta transformación no va a ser fácil, los cambios profundos nunca lo son. Hoy estamos dando el primer paso para construir Fuerzas Armadas modernas y profesionales”, concluyó el Presidente.

Reconversión y cuarteles

Fuentes militares afirmaron que el Estado Mayor Conjunto había elevado un proyecto de “reconversión” que supone dividir el país en tres zonas de operaciones, norte, centro y sur, cerrar “más de diez cuarteles” y crear unidades conjuntas con efectivos de las tres fuerzas.

Los sectores militares apoyan las medidas, pero temen que la venta de cuarteles, algunos ubicados en centros urbanos, termine siendo “una operación inmobiliaria para conseguir fondos que permitan bajar el déficit fiscal y no la venta de inmuebles para obtener recursos propios y modernizar el equipamiento militar”.

Aunque todavía no hay información oficial, varias de las unidades que se desmovilizarían “están en Entre Ríos”, comentó una fuente del sector.

Despliegue militar

Por otro lado, el Gobierno empezará el 1° de agosto el anunciado redespliegue militar con el envío de la primera parte de 3 mil efectivos del Ejército a Misiones, con base en la localidad de “Eldorado”, a fin de lanzar un nuevo operativo llamado “Escudo Norte”.

Ese día se desplegarán los primeros 500 oficiales, suboficiales y soldados voluntariados con la idea de completar la cifra en unos meses más. El redespliegue permitirá, por otro lado, que unos mil gendarmes y prefectos puedan ser movilizados al Gran Buenos Aires y otras zonas urbanas para cumplir tareas de seguridad.

Además de los 500 militares, radares y recursos logísticos se tomarán cuatro aviones de entrenamiento avanzado Texan de la Fuerza Aérea para sumarlos al operativo, afirmaron fuentes militares a Clarín.

Compartir

Dejar respuesta