Mauricio Macri fue sometido esta mañana a una resonancia magnética que ratificó la presencia de un quiste pancreático benigno que no requiere tratamiento, según se informó oficialmente. La anomalía fue detectada el 23 de mayo pasado en el marco de un chequeo ecográfico de rutina. Aparentemente, la situación no sería para alarmarse.

“La indicación en estos casos es un control anual y ante la duda se realiza un estudio mínimamente invasivo, como una ecoendoscopia para tomar una muestra y certificar el diagnóstico mediante el análisis de la misma. Suelen ser de origen genético y benignos, aunque pueden haber otros menos frecuentes, que necesiten controles más exhaustivos”, indicó a Infobae el gastroenterólogo Pablo Cura.

De acuerdo con lo consignado a través de un comunicado de prensa, el Presidente se realizó dicho estudio en una clínica privada del partido bonaerense de Vicente López. El mismo daba cuenta de la presencia de un quiste pancreático preexistente de carácter benigno, lo cual fue confirmado hoy, y del que se concluyó que no requiere de tratamiento alguno.

La endoscopía es un estudio médico mínimamente invasivo (Getty)

“El presidente Mauricio Macri realizó una serie de estudios de rutina el 23 de mayo en el Centro de Diagnóstico Maipú. Una ecografía abdominal mostró la existencia de un quiste pancreático preexistente de carácter benigno. Hoy, en el mismo centro, se le realizó una resonancia magnética y se obtuvo el mismo diagnóstico, por lo que no es necesario realizar tratamiento alguno”, indicó el texto difundido por Presidencia.

Compartir

Dejar respuesta