El Gobierno confirmó que no le otorgará el bono de fin de año a los jubilados, beneficiarios de la Aisgnación Universal por Hijo (AUH) ni empleados públicos. Así lo resolvió Mauricio Macri, por primera vez desde que asumió en 2015, “avalado” por el presunto repunte de la economía.

“Este año es distinto. No hay caldo de cultivo para que haya problemas y la política lo sabe”, indicaron a Clarín fuentes cercanas a la Casa Rosada. Sin embargo, la realidad económica es otra. El abogado previsionalista Christian D’Alessandro informó en diálogo con Pasión de Multitudes (AM1300 Radio La Salada) que en diciembre, la canasta básica de los jubilados va a rondar los 18 mil pesos (en mayo fue de $16.134), muy por arriba de lo que significan dos jubilaciones mínimas. “El 76 por ciento no llega a cubrir sus necesidades básicas”, detalló el letrado.

“Al jubilado cada vez le alcanza menos y con los anuncios de la posible reforma previsional y el cambio de límite de movilidad es un claro perjuicio y menoscabo a su bolsillo. El dinero está, tenemos un fondo de garantía y sustentabilidad que debiera ser utilizado para el pago de contingencias extraordinarias, para solventar los gastos provocados por la inflación y la política económica no inclusiva, pero se está dilapidando en cuestiones que nada tienen que ver”, señaló D’Alessandro.

Los que sí recibirán un plus son las organizaciones sociales. Se trata de un pago por única vez de $2.200 que el Gobierno otorgará a los cerca de 400 mil trabajadores de la economía popular.

“Sabíamos que el Gobierno iba a estar reticente en dar un reconocimiento a los jubilados a fin de año. Venia retaceándolo desde que asumió. A fin de año, los jubilados no van a comprar ni una caja de sidra ni un pan dulce”, concluyó el abogado previsionalista.

Por su parte, la diputada de Frente Renovador Mirta Tundis sostuvo: “La mayor parte de los jubilados están rozando la línea de indigencia, era un incentivo recibir algo. Nosotros veníamos planteando el proyecto “Haber 14″, para darles en diciembre un haber más con las ganancias del Fondo de Garantía de Sustentabilidad, algo que obviamente no fue tenido en cuenta por el Gobierno. La iniciativa la habíamos puesto al tratamiento el martes en la reunión de Comisión de Previsión Social, pero de 30 legisladores solo asistieron 7, por lo que no hubo quórum -se necesitan 16-. Así que una vez más quedan postergados los jubilados”.

Respecto a la reforma previsional que plantea la administración de Mauricio Macri con un nuevo cálculo de haberes jubilatorios de carácter trimestral y basado en la inflación, Tundis consideró que “los perjudica notablemente porque la fórmula que hoy se aplica supera la inflación. Los haberes están devaluados, más de 3 millones de jubilados cobran alrededor de $7246 pesos. ¿Cómo viven con ese monto cuando su canasta básica (que es diferente a la de los ciudadanos comunes) es carísima? Obvio que un 28% es un incremento importante, pero si es sobre haberes altos. Casi el 76 por ciento de los jubilados cobra menos de 15 mil pesos”.

 

Compartir

Dejar respuesta