El diputado nacional Alfredo Olmedo ratificó su postura contra el proyecto por el aborto legal, seguro y gratuito, que se debatirá la próxima semana en la Cámara Baja y podría obtener media sanción. “Hagamos de cuenta que gana el aborto. Si gana el aborto legal como ilegal, siempre muere un chico, y no hay quien lo proteja. Que la que se haga el aborto devuelva con trabajo al Estado lo que cuesta la operación, porque no es gratis. No es una enfermedad, es una decisión propia. Tendrá que venir a cumplir tal rol en el Estado, o trabajo comunitario. ¿Por qué se lo tenemos que pagar nosotros al aborto? Y después propongo que hagamos un cementerio para los chicos, porque si los van a matar a los chicos, que no los tiren a la basura“, planteó el legislador salteño en su visita a De Ida y Vuelta, por AM 1300 Radio La Salada.

Un embarazo es una bendición, no es una enfermedad. Fui uno de los autores de la Ley de Fertilización Asistida, pensado para muchas familias que no podían tener un hijo, pero la ley no salió así, sino que uno está solo y quiere viene el Estado y paga el tratamiento. Ud tiene una persona sola y quiere tener un hijo, a partir de ahí le dan un plan, y si esa persona que tuvo relaciones sexuales dice ‘me equivoqué’, todos tenemos que pagarle el aborto“, remarcó.

Por otro lado, se refirió a las negociaciones del Gobierno con el Fondo Monetario Internacional, y aclaró que no está “en contra” del plan, pero, sostuvo, “para mí tienen que trabajar. Que el dinero del FMI vaya a los sectores productivos a esa tasa, pero no sólo al campo, a la industria, a un medio de comunicación, esos son fuentes de trabajo genuina. Ahora si ese dinero lo van a usar para seguir endeudándose, no sirve para nada“, consideró.

Que las famosas Lebacs sólo la puedan comprar los bancos, no amigos del poder, no alguno que tenga información. Y no se asusten porque el dólar suba. Si estuviera en 30 el dólar, todos los que tienen trabajo lo tendrían garantizado, porque no cerrarían las fábricas, la industria, porque a la hotelería le iría bien, porque estamos en un mundo globalizado“, agregó.

En ese sentido, cuestionó los aumentos posteriores a la movida cambiaria, e indicó que “la mayor corrupción que hay es en el sector de los alimentos, el que más paga esa avivada es la clase menos pudiente. Nada que esté de oferta, es regalado”. “La solución del país, es un rumbo claro: Hay que trabajar todos, bajar los impuestos pero lo tienen que pagar todos. Porque hay mucha evasión, seamos claros, no hay que dar vueltas”, completó.

Compartir

Dejar respuesta