La Justicia Federal de Brasil ordenó la liberación del ex presidente Lula da Silva, detenido desde el pasado 7 de abril y condenado a 12 años de prisión en el marco de la operación Lava Jato, una investigación de corrupción llevada a cabo por la Policía Federal de dicho país. Sin embargo, el juez Sergio Moro revocó la decisión.

El juez Rogério Favreto, del Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región (TRF-4) con sede en Porto Alegre, concedió un “habeas corpus” a Lula presentado el último viernes por tres diputados del Partido de los Trabajadores (PT) que pedían que el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva fuera liberado por no haber fundamento jurídico para su detención.

El magistrado concedió dicho recurso y solicitó que la medida sea cumplida en régimen de “urgencia”, por lo que suspende la pena de 12 años y un mes que debía cumplir el ex mandatario y actual candidato a la presidencia de Brasil.

Sin embargo, el juez Federal Sergio Moro envío una notificación a la Policía Federal mediante la cual desautoriza la orden del TF-4 para liberar a Lula por considerar que no tiene atribuciones. Así, el ex Presidente seguiría preso.

El líder del Partido de los Trabajadores (PT) fue condenado a doce años y un mes de prisión por corrupción y lavado de dinero en el caso conocido como Lava Jato, en el que se acusa a da Silva de haber recibido un departamento lujoso como soborno de parte de la constructora OAS, que pretendía favorecedores contratos con la estatal Petrobras.

Compartir

Dejar respuesta