Pagar las facturas de servicios en efectivo podría ser más caro

78

Es algo normal para muchos consumidores ir a principios de mes a entidades como Rapipago, Pago Fácil o BAPRO para abonar las facturas de servicios como luz, gas, cable, medicina prepaga e internet, entre otras. Hasta el momento, la persona abona solo el monto del gasto aunque un cambio podría provocar que se tenga que pagar un plus en caso de seguir queriendo usar este sistema.

Es que estas firmas que reciben el dinero físico necesitan depositarlo en un banco (que cobra entre 0,5% y 1% de cada depósito) para luego transferirlo al destino final. Lo cierto es que este porcentaje podría ascender al 1,5% en caso de que la inflación provoque una mayor circulación de billetes. De esta forma, el 1% que ellos reciben por el servicio es absorbido por el gasto bancario y quieren trasladar ese monto al usuario para no perder ganancias.

Gustavo Gómez, presidente de Rapipago, afirmó en La Nación que están trabajando hace dos años con el Banco Central por este tema. “El billete promedio nuestro está en el orden de los $160. Con una recaudación de $90.000 millones por mes, es muy difícil mover todo ese dinero físico. Tenemos sucursales en el interior también y muchas veces es toda una logística trasladar el efectivo en camiones o en aviones a Buenos Aires”, dijo.

Se estima que son unas 15 millones de personas en el país la que eligen saldas sus deudas por este sistema, mientras que apenas el 10 por ciento de los pagos se hacen por débito automático: “Ocurrió en el último tiempo que, con el incremento de los servicios, muchos usuarios quitaron el débito automático de sus cuentas para no quedar enganchados o por miedo a que les cobren de más”.

Compartir

Dejar respuesta