“A mí me parece mucho peor que unos violentos que tiran piedras a un colectivo, los que escupen a otra persona que tienen al lado, me parece inaceptable. Es mucho peor lo que pasó con las autoridades del fútbol en el hall de la cancha que lo que pasó en la calle, porque eso denota una degradación”, afirmó hoy Mauricio Macri sobre los escupitajos que sufieron Alejandro Infantino, presidente de FIFA, y Claudio ‘Chiqui’ Tapia, de AFA en la previa del fallido River-Boca por la Copa Libertadores en el Monumental.

“Influyó mucho más en los que tomaron la decisión de castigarnos en no dejarnos tener la final que falta en la cancha de River”, justificó en una conferencia de prensa que brindó esta mañana luego de la realización de la cumbre del G20. “Tenemos que reflexionar y sentirlo como que no nos puede volver a pasar, porque encima se enfrentan dos equipos argentinos”, pidió.

“Yo no quiero que haya que militarizar la Ciudad para que se tenga que jugar un partido de fútbol y la forma de que no suceda la violencia no es poner cada vez más policía, sino que aquellos que cometan un delito, vayan presos, porque así lo van a pensar varias veces”, completó. “Necesitamos que los jueces no permitan que los violentos sean liberados en horas”, dijo.

Compartir

Dejar respuesta