Hugo Yasky, titular de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA), afirmó este miércoles que el bono de fin de año con el que el Gobierno intenta negociar con la Confederación General del Trabajo de la República Argentina (CGT) la suspención del paro de 36 horas para este mes es “humo” y confirmó la medida de fuerza aún cuando desde la central obrera salieron a comunicar que estaría en suspenso.

“El bono es una expresión de deseo, un taparrabo para el plan de ajuste del gobierno, queda en manos de los que puedan pagarlos. Algunos dirigentes quieren que la CGT sea el felpudo del gobierno”, expresó en declaraciones a El Destape Radio. “El Frente Sindical y las dos CTA seguirán con las medidas de fuerza, vamos a ir al paro y a la movilización”, anunció.

Además, dijo que “los que quedaron en la CGT tienen una compulsión con este gobierno que gestiona para los más ricos” y que el espacio sindical “perdió el componente de los gremios que empujaban para pelear y que alguna medida saliera en favor de los trabajadores”. 

Compartir

Dejar respuesta