Nikolas Cruz, autor del tiroteo que se produjo ayer en su exescuela secundaria del distrito de Florida, fue acusado de 17 cargos de asesinato premeditado y podría enfrentar la pena de muerte. De acuerdo a lo que informó CNN, el asesino declarará por primera vez ante un juez en las próximas horas. El joven consiguió un arma el año pasado luego de haber pasado correctamente los exámenes y los crímenes fueron cometidos con ése mismo fusil.

Desde que ocurrió la masacre, la atención se fue derivando hacia diferentes aristas y se pudo ver como el homicida presumía en sus redes sociales posando fotos con armas blancas o de fuego. Uno de los policías que estuvo a cargo del operativo manifestó de 19 años, huyó a una escuela aledaña Glades Middle School y tras más de 45 minutos de persecución está bajo custodia de las autoridades. Cruz es un ex alumno de la escuela secundaria Broward.

Cruz presumía sus armas en las redes sociales; nadie alertó sobre su peligrosidad

“El tirador está ahora bajo custodia. El escenario aún está activo”, apuntó la policía. Poco antes, el sheriff del condado de Broward, Scott Israel, había informado que recibió “reportes de víctimas” como consecuencia del tiroteo. Por su parte la alcaldesa de la localidad de Parkland, Christine Hunschofsky, dijo a la red de televisión CNN que “es una situación trágica para todos los involucrados”, y añadió que cuando logró hablar con algunos de los estudiantes estaban “muy asustados”.

Uno de esos alumnos, que no fue identificado, dijo a la cadena local WSVN 7 que en la clase escucharon “la alarma de incendios y todos pensamos que era un ejercicio. Pero ya habíamos realizado ese ejercicio, entonces no nos tomamos el aviso seriamente”. A su vez, la joven Jeiella Dodoo dijo que también escuchó la alarma contra incendios y el grupo comenzó a salir de la escuela. “Escuché unos seis disparos, y todo el mundo comenzó a correr”.

En un mensaje en la red Twitter, el presidente Donald Trump ofreció sus “plegarias y condolencias” a las familias de las víctimas. “Ningún niño, maestro o cualquier otra persona debería sentirse inseguro en una escuela estadounidense”, señaló el presidente.

Desde enero de 2013, “ha habido al menos 283 tiroteos en escuelas en todo el país, lo que promedia una escuela por semana”, según Everytown for Gun Safety, un grupo sin fines de lucro que promueve el control de armas. Tras la masacre de 2012 en la escuela primaria Sandy Hook en Newtown, Connecticut, donde 20 niños y seis adultos fueron asesinados a tiros, los procedimientos de alerta y los simulacros de emergencia se han multiplicado en las escuelas de Estados Unidos.

Compartir

Dejar respuesta