La Policía bonaerense detuvo este miércoles a una mujer de 35 años de edad identificada como Liliana Elizabet Galata, luego de constatar que había llevado a su hija de 7 años de edad al penal de máxima seguridad de Campana, provincia de Buenos Aires, donde su novio preso abusó sexualmente de ella en el transcurso de la visita.

Resultado de imagen para penal 21 campana

Según trascendió, la mujer detenida es una empleada, soltera, y con domicilio en la localidad bonaerense de Caseros. El miércoles, aseguran fuentes de la investigación, Galata llevó a su hija de 7 años de edad, identificada con las siglas K.M.L, a las instalaciones de la Unidad Carcelaria Nº 21 de máxima seguridad de la ciudad de Campana, para visitar a su pareja Matías Facundo Moyano.

Al final de la visita, cuando todos los familiares se retiraban del penal, una empleada del Servicio Penitenciario advirtió entonces que la menor lloraba por un fuerte dolor en su zona genital. Por tal motivo, decidió a continuación comunicar el hecho a sus superiores y a la UFI interviniente, que dispuso el traslado de la niña hasta el Hospital zonal San José, donde se determinó que presentaba signos de abuso sexual de antigua y reciente data, como así también de enfermedades de transmisión sexual.

Según informó Crónica, en un principio el director del penal Facundo Javier Díaz, y el jefe de Complejo Pablo Giles le pidieron a la mujer que se retirara, pero los propios efectivos subalternos de la institución se plantaron ante la situación al notar las dificultades para caminar que evidenciaba la menor, y la trasladaron al hospital municipal de Campana. Además, el portal consignó que la madre quiso encubrir a su pareja y acusó al padre biológico de la nena de cometer los abusos.

Por disposición judicial la menor quedó internada en el centro de salud mientras que personal de la fiscalía se trasladó a la unidad carcelaria donde le tomó declaración testimonial a internos y personal del Servicio Penitenciario, para luego disponer la detención de Galata por el delito de “Corrupción de menores agravado”. En tanto, a Moyano se le abrió una nueva imputación, pero esta vez por “abuso sexual con acceso carnal”. Ahora, los investigadores buscarán determinar la cantidad de años que lleva la niña en esta grave situación.

En ese sentido, fuentes policiales dejaron saber también que el viernes de la semana pasada, mientras llevaba a la nena a la escuela, el padre biológico dio constancia de que la menor se quejaba de un fuerte dolor en zona genital, por lo que se la trasladó al Hospital de Tres de Febrero. Horas después los médicos determinaron que efectivamente poseía lesiones sexuales de antigua data.

Compartir

Dejar respuesta