En medio de la crisis económica y los constantes aumentos, la cantidad de personas que deciden darse de baja del servicio de medicina prepaga para pasarse a una obra social o directamente a la salud pública crece cada vez más. Para palear esta situación, las empresas se encuentran delineando planes “low cost” para ofrecer.

Si bien la ley vigente indica que tienen que brindar un mínimo de prestaciones, el cambio aplicado por decreto el 22 de enero en la Ley de Prepagas abrió nuevas posibilidades como la de dejar de prestar el Plan médico Obligatorio (PMO) con la autorización de la Superintendencia de Servicios de Salud.

De esta forma, esos gastos podrían volcarse a planes en donde el cliente tenga bajos costos y obtenga la posibilidad de abonar un copago en caso de querer utilizar alguna atención profesional o un estudio. Dejaría de estar incluída, por ejemplo, la cobertura odontológica o por maternidad.

Compartir

Dejar respuesta