La Procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó, fue procesada hoy por el delito de administración fraudulenta contra la administración pública. El fallo del juez Julián Ercolini se da en el marco de la investigación que se realizó por los sospechosos pagos de coimas para la compra del edificio en donde funciona el organismo, ubicado en Perón al 600.

La jefa de todos los fiscales debe enfrentar además un embargo de siete millones de pesos en lo que es el primer dictamen oficial por los casos de corrupción de los cuales se la acusa. En la información recolectada por la justicia se logró determinar que la procuración abonó una suma superior a los 43 millones de pesos a la firma Arfinsa que pertenece al Grupo Bemberg.

Hay que destacar que esa empresa le giró 7,7 millones de pesos a la inmobiliaria que tiene como titular a Bárbara Jaureguiberry. Pero los movimientos de dinero siguieron ya que esta última le pagó 3 millones de pesos a Juan Carlos Thill, un asegurador de La Plata, que brindó asesoramiento para la licitación de la construcción.

Compartir

Dejar respuesta