“Estoy triste. Pero bueno, deseando que España haga un magnífico Mundial, para eso hemos trabajado. Tenemos un magnífico equipo y ojalá ganemos, es a lo que hemos venido. No voy a hablar”, afirmó esta tarde Julen Lopetegui luego de salir de la concentración de la Selección española junto a sus colaboradores. El despedido entrenador se dirigió directamente al aeropuerto donde tomó un vuelo que lo llevó a Madrid.

Se espera que, tal como lo anunció, amplíe sus declaraciones al momento de arribar a la península. La escandalosa y forzada salida se produjo a horas del inicio del Mundial y fue decidida por el presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales, al enterarse que Lopetegui fue proclamado como el reemplazo de Zinedine Zidane en el Real Madrid: apenas tuvo tiempo para juntar sus pertenencias y despedirse del plantel.“Le deseamos la mayor de las suertes”, dijo.

“La negociación con el Real Madrid ha ocurrido sin ninguna información a la RFEF. Lo supimos apenas cinco minutos antes de la nota de prensa. Hay una forma de actuar que hay que cumplir. Vamos a tocar lo menos posible al staff. En cuanto tengamos algo que comunicar, lo haremos”, comunicó Rubiales a la prensa.

Lo cierto es que en medio de la noticia, no hay proclamaciones públicas de los jugadores del plantel. Sólamente Sergio Ramos, igualmente sin mencionar de forma directa al saliente director técnico, el que lanzó un mensaje por Twitter: “Somos la Selección, representamos un escudo, unos colores, una afición, un país. La responsabilidad y el compromiso son con vosotros y por vosotros. Ayer, hoy y mañana, juntos: #VamosEspaña”.

Compartir

Dejar respuesta