Racing Club se consagró el campeón de la Superliga Argentina de Fútbol (SAF) y la celebración estuvo acorde con ello. La cancha de Tigre, donde nunca se había registrado un hecho así en la historia, fue el inicio de los festejos: el plantel viajó luego del partido hasta un Obelisco iluminado de celeste y blanco inundado en sus inmediaciones por una multitud de hinchas enfervorizados.

La delegación partió del estadio Dellagiovanna en el mismo micro que lo llevó hasta allí seis horas antes, con un intervalo a 15 minutos de su arribo porque un enorme grupo de hinchas le interrumpió el paso para arengarlos antes de la consagración. Ese ómnibus hizo escala en la Ciudad Universitaria, de Palermo, donde sus pasajeros descendieron para subirse a otro, pero descapotado, que los llevó hasta el destino final de los festejos en la Plaza de la República.

La gran noche de la ‘Academia’ se anticipó una fecha, justo la que podía definir todo en una final no prevista ante Defensa y Justicia, pero los empates simultáneos por el mismo marcador abrieron esta celebración conjunta entre jugadores, cuerpo técnico e hinchas en un Obelisco eufóricamente habitado como en las más grandes jornadas de glorias deportivas.

(Fuente: Télam)

Compartir

Dejar respuesta