Un hombre de 59 años fue ejecutado anoche de un balazo cuando se resistió a una entradera al momento de ser abordado por delincuentes mientras entraba a su domicilio en la localidad bonaerense de Ramos Mejía. El hecho tuvo lugar en Puerto de Palos al 200 y la víctima recibió un disparo letal entre el hombro y el cuello.

La tensión comenzó cuando esta persona vio que los malvivientes querían entrar a su casa, con forcejeos logró evitarlo y fue acribillado por ellos antes de que se suban a un Peugeot 206 para darse a la fuga impunemente. La ambulancia del deficitario servicio de emergencias de La Matanza, partido comandado por Verónica Magario, llegó una hora después de los primeros llamados.

El ingeniero de la empresa Aysa murió pocos minutos después de llegar al Hospital Posadas de Haedo (Municipio de Morón). “Para mí pasaron y lo vieron con el maletín. Es de marca. Les llamó la atención. Era un trabajador de toda la vida”, evaluó uno de sus vecios en declaraciones mediáticas. Fueron ellos quienes le dieron sus primeros auxilios al encontrarlo tirado en la calle.

Compartir

Dejar respuesta