Un hombre de 70 años fue asesinado  por su hijastro a balazos en su departamento ubicado en el barrio porteño de Recoleta. La víctima fue identificada como Aquiles Gorini, presidente de la Cámara Argentina de Empresas de Seguridad e Investigación, y el hijo de su pareja confesó el crimen a la Policía.

Todo comenzó el viernes por la tarde, cuando efectivos de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires que realizaban tareas de despliegue territorial en la esquina de las avenidas Callao y Alvear, fueron alertados por un taxista acerca del hallazgo de una pistola. Al acercarse, los agentes corroboraron que se trataba de una Bersa calibre 9 milímetros rota y con varios cartuchos intactos, que se encontraba tirada sobre avenida Callao.

Gorini, ex comisario de la Policía Federal y actual presidente de la Cámara Argentina de Empresas de Seguridad e Investigación.

Mientras las fuerzas de seguridad emitían el alerta por el arma encontrada, un joven salió de un edificio ubicado a escasos metros del lugar con las manos en alto, diciendo: “Yo lo maté”. Los oficiales redujeron al sospechoso y, con la colaboración del portero del inmueble, entraron a uno de los departamentos desde donde se escuchaban gritos desesperados de una mujer.

Al entrar, hallaron en un dormitorio el cadáver un hombre, identificado como Aquiles Gorini, boca abajo, sobre un charco de sangre y con al menos un orificio de bala en la espalda y cuatro vainas servidas calibre 9 milímetros a su costado. La mujer, una brasileña de 52 años, confirmó que el joven, de 25 años, es su hijo y sufre trastornos psiquiátricos.

Según publicó Clarín, la discusión entre Gorini y su hijastro, se desencadenó por la decisión de internar al joven en una clínica psiquiátrica. Incluso, Gorini se habría reunido con Luis Ginesin, decano del Cuerpo Médico Forense (CMF), y Leonardo Ghioldi, coordinador de psiquiatría del CMF, para pautar el traslado de su hijastro a un centro de salud especializado.

Compartir

Dejar respuesta