Con el arquero Nicolás Navarro como héroe, San Lorenzo de Almagro avanzó a los cuartos de final de la Copa Libertadores de América luego de ganar la tanda de penales a la que llegó por perder como local 1 a 0 frente al Emelec ecuatoriano.

El conjunto de Diego Aguirre tuvo una muy mala noche y no supo aprovechar la ventaja que había logrado hace más de un mes en la altura de Guayaquil, donde había ganado por la mínima diferencia gracias a un tiro libre de Belluschi. Esta vez, el ex Newell’s y River fue el único futbolista local que falló en su penal, pero los dos disparos contenidos por el que desplazó de la titularidad a Torrico sirvieron para avanzar a la siguiente ronda, donde enfrentará al complicado Lanús de Jorge Almirón.

El gran cabezazo de Osbaldo Lastra que rompió el cero al comienzo del segundo tiempo no hizo cambiar el esquema de San Lorenzo, que careció de rebeldía y de juego. Los ingresos de Gabriel Gudiño, el pibe Barrios y Nicolás Reniero, tampoco inclinaron la balanza; y ni siquiera la expulsión de Oscar Bagüi.

Así llegaron los penales y el sufrimiento, y allí no fallaron Blandi, Caruzzo, Angeleri y Gudiño. Cuando Belluschi podría haber definido la serie, el arquero visitante le ahogó el grito. Sin embargo, la frialdad de Reniero y una nueva tapada de Navarro hicieron delirar y estallar al Nuevo Gasómetro y las gargantas azulgranas de todo el país.

Compartir

Dejar respuesta