Finalmente, este jueves, SanCor aprobó por unanimidad en una Asamblea Extraordinaria los términos y condiciones de la oferta de inversión y asociación presentada por Adecoagro S.A.. De esta manera, la empresa láctea deja de ser una cooperativa y, en su lugar, forma una sociedad anónima con esa firma local, que pasaría a tener el 90% de una de las marcas de lácteos más reconocidas del país.

Adecoagro, uno de los líderes en producción de leche en Argentina con unos 300.000 litros diarios, desembolsará -según consigna Clarín– US$ 400 millones en la operación, de los cuales US$ 300 millones se destinarán al pago de la deuda que mantiene la cooperativa hasta el día de hoy con la AFIP, organismos públicos y acreedores financieros.

Por su parte, SanCor aportará diez plantas industriales, dos centros logísticos, las principales marcas comerciales y 2.800 empleados. La nueva sociedad se llamaría Sancor Industrias Lácteas S.A. A la cooperativa argentina, que se fundó el 17 de setiembre de 1938 con gente de Santa Fe y Córdoba, le resta cobrar por su cuenta los créditos adeudados por Venezuela por más de US$ 20 millones, que no fueron incluidos en la operación comercial con Adecoagro.

Hoy a las 08.30, SanCor llevará a cabo una asamblea extraordinaria en su sede de Sunchales para definir si aceptan o no la propuesta de Adecoagro. Según reporta El Cronista, en caso de que los asociados voten a favor, se autorizará al Consejo de Administración de la cooperativa a que “negocie los términos y condiciones de la alianza” y que “suscriba los documentos necesarios para la transacción”.

“El objetivo próximo nuestro es duplicar la producción de leche luego de las inversiones que realizamos, y esta adquisición iría en línea con lo que creemos de los negocios y de la lechería: que al productor de leche le vaya bien, que crezca el precio al productor y baje al consumidor. Es el desafío de toda la industria lechera argentina”, destacó Diego del Carril, Gerente de Recursos Humanos de la compañía, en diálogo con El Cronista.

En diálogo con Pasión de Multitudes -por AM1300-, Alberto Coronel, abogado del gremio de Atilra y representante de los trabajadores de SanCor, aseguró que, de llevarse a cabo la transacción comercial, los empleados mantendrán sus condiciones laborales y antigüedad, en tanto otros se jubilarán o pasarán a retiro voluntario. “No es previsible que ocurran grandes cambios con esta operación”, señaló.

Respecto al cambio que significa el fin de una cooperativa emblema de la Argentina, Coronel sostuvo que “seguramente muchos de ellos querían quedarse con la empresa y no llegar a este punto, pero SanCor necesitaba de un inversor porque el monto de la deuda no le permitía hacer frente”. En ese sentido, resaltó la importancia de la innovación tecnológica, indispensable hoy en día en la industria lechera. “Se cayeron los viejos paradigmas de productividad, y las empresas que no se adapten van a quedar muy relegadas y al borde de quedar fuera del mercado”.

Adecoagro es dirigida por Mariano Bosch -hermano de Marcelo Bosch, experto en finanzas de Florencio Randazzo. Con esta compra conseguirá integrar verticalmente el negocio desde el tambo hasta la góndola siendo la principal productora de leche del país.

 

Compartir

Dejar respuesta