El proyecto del Gobierno “Secundaria 2030” se aprobó ayer por unanimidad en el Consejo Federal de Educación, que reunió a los ministros de dicha área de cada provincia. En la resolución firmada, a excepción de Chaco que estuvo ausente, se estableció la elaboración de un Plan Estratégico del Nivel Secundario para el período 2018-2025 mediante el cual cada jurisdicción creará un plan de estudios adaptable a sus necesidades y con el foco puesto en nuevos mecanismos de enseñanza y aprendizaje.

Río Negro comenzó la renovación del secundario este año. Algunos de los lineamientos de su proyecto escolar incluyeron “un nuevo plan de estudios por área de aprendizaje y no por materia, un nuevo reglamento académico para estudiantes y docentes, y una nueva forma de nombrar los profesores. Ahora se lo hace por cargo y pueden estar en la escuela durante todo el turno escolar”, según explicó la ministra de Educación de esa provincia, Mónica Silva.

La “secundaria del futuro” busca establecer objetivos interdisciplinarios, lo que hará que los alumnos trabajen por proyectos que incluirán diversas materias. Esto no solo implica una nueva modalidad para evaluar y calificar los conocimientos, sino que además significa un cambio en la organización de los docentes: trabajarán más en equipo y por jornada, en tanto serán asesorados por la Escuela de Gobierno de Política Educativa

“Queremos romper la lógica del estudiante pasivo y pasar a un modelo que demanda el mundo”, sostuvo Miguel. El trabajo interdisciplinario abarca seis capacidades específicas: resolución de problemas, pensamiento crítico, “aprender a aprender”, trabajo con otros, comunicación, compromiso y responsabilidad, acompañado por el desarrollo de competencias digitales.

Las polémicas “prácticas profesionalizantes”, definidas como “prácticas educativas en la comunidad”, indican que los alumnos de último año de bachiller, orientados y evaluados por sus docentes, deberán colaborar en empresas u ONGs para aplicar los conocimientos aprendidos. Serían 60 horas cátedra fuera de las aulas, aunque dependerá de cada jurisdicción.

Compartir

Dejar respuesta