En distintos operativos realizados en todo el territorio bonaerense se clausuraron durante mayo 2.700 desarmaderos, se secuestraron 650 vehículos y se detuvieron a casi 700 personas. Según informaron fuentes oficiales, los controles a los locales se intensificaron para combatir esta modalidad de delito.

En total, se realizaron 9.916 inspecciones a sitios de compra y venta de autos usados, a agencias de remises, a talleres mecánicos, de chapa y pintura y a desarmaderos. Además, entre otros elementos encontrados en los comercios, se secuestraron unas 26 armas de distinto calibre y tipo.

Las cifras indican que en el último tiempo el robo de automóviles en Buenos Aires disminuyó un 25 por ciento, según la comparación de cifras entre enero y abril de 2015 y mismo período de este año.

Compartir

Dejar respuesta