El apagón histórico del domingo en casi todo el país y partes de Uruguay, Brasil y Chile, afectó a 50 millones de personas que se quedaron sin suministro eléctrico en simultáneo. Este hecho inédito generó muchos inconvenientes a los usuarios del servicio eléctrico, y puede derivar en dos tipos de reclamos, ya sean directos o indirectos.

Miguel Calvete, presidente de INDECOM (Instituto de Estudio de Consumo Masivo) explicó que «por lo general en estos casos se denuncia ante el ENRE (Ente Nacional Regulador de la Electricidad) y ante la empresa proveedora, que a su vez lo hará ante quien corresponda porque la falla fue en el originante».

En diálogo con AM 1300 Radio La Salada, el también vicepresidente de la Confederación de Comercio y Servicios de la República Argentina consideró que «hay una responsabilidad de la que todavía es muy prematuro emitir algún tipo de juicio. Algunos hablan de un sobrecrecimiento del río Paraná que obligó a abrir las represas, pero eso está en debate así como el hecho de evaluar las pérdidas» que provocó el apagón.

En efecto, detalló que empresas tales como Edenor y Edesur no tendrían la responsabilidad final de responder ante las pérdidas de la falta de suministro, porque el origen del colapso energético «no pasó por las transportadoras ni por la distribución«.

Por otro lado, el analista también se refirió a los cambios en el consumo de primeras marcas. «Si evaluamos los últimos 24 meses el crecimiento de las segundas, terceras y marcas blancas de las empresas aumentó un 40% en volumen. Tienen una ventaja que se basa en los bajos precios, y una desventaja que es la atomización. Pero genera competencia, lo que entendemos es la primera herramienta para combatir la inflación», sintetizó.

En otro orden, Calvete se refirió a la definición de las fórmulas presidenciales de cara a las PASO de agosto y posteriormente las elecciones generales de octubre. En ese sentido, consideró que la inclusión de Miguel Pichetto -«esta suerte de ‘peronización’ del PRO«- puede resultar positiva para las pymes». «El principal problema de la Argentina es la falta de previsibilidad», indicó en ese sentido.

Compartir

Dejar respuesta