Para el sector privado, la inflación anual será del 22 por ciento pese a los planes del Banco Central. De acuerdo al promedio de los 54 analistas consultados, la inflación se estabilizará en el 1,4% mensual en el último trimestre del año por lo que quedaría de 10 a 5 puntos por encima de la banda fijada por el BCRA.

Susana Andrada, titular del Centro de Educación al Consumidor remarcó que los aumentos en los servicios públicos y el combustible repercutirán fuertemente en los precios y la inflación. En octubre y noviembre se darán los aumentos que se pasaron post elecciones de luz, gas y agua (falta un 23%) y “eso afectará mucho el bolsillo”. “Esos tres factores van a significar que la inflación en octubre y noviembre sea más alta que los meses pasados, que en estos últimos meses se había mesetado”, explicó.

“La Argentina, desde el punto de vista político, es un sistema muy débil todavía y tenemos el agravante de que el argentino vota con el bolsillo. Hay que ver realmente qué pasa en 2018, por lo que hemos estudiado y nos reunimos con funcionarios se va a quitar fuertemente lo que queda de los subsidios en luz, gas y transporte”, continuó, y consideró que probablemente se llegue al 23 por ciento de inflación.

“La economía de nuestro país se tiene que ver en un todo, no segmentada. Es un conjunto de una mala praxis que se dio durante la privatización, una mala experiencia en la salida de la convertibilidad y el congelamiento de tarifas de los siguientes 12/14 años. Por eso, el  resultado final afecta mucho a los consumidores. Yo hubiese hecho aumentos más escalonados”, sentenció la especialista en consumo.

Sin embargo, Andrada está de acuerdo con el sinceramiento de precios aunque cree que “hay formas y formas de hacerlo” y tendría que ir acompañado por la dinámica económica de forma paulatina.

Compartir

Dejar respuesta