Silvia Monzón: «Pasa el tiempo y el apellido Monzón todavía les da de vivir y de comer a varios»

520

El pasado lunes a las 22 se estrenó en Space ‘Monzón’, la serie argentina que recrea la violenta vida de Carlos Monzón, ex boxeador, campeón del mundo y condenado por la muerte de Alicia Muñiz, su mujer y madre de su hijo. La hija del fallecido pugilista, Silvia, se mostró disconforme con el «tinte del femicidio» que los guionistas y la producción de Disney Latinoamérica y el INCAA le dieron a la trama: «Hay mucha ficción y a algunos les sirve; como digo siempre, pasa el tiempo y el apellido Monzón todavía les da de vivir y les da de comer a varios«, comentó en diálogo con La Sal del Boxeo, por AM 1300 Radio La Salada.

«Me pareció que hubo mucha ficción en ese sentido, no pensé que se le iba a dar el tinte del femicidio y que el eje iba a ser ese. Pero hace 31 años no existía el femicidio, ni siquiera hace 4 ó 5 años estaba el (movimiento) ‘Ni una menos’, pero bueno, sabemos que comercialmente es lo que les reditúa, que pasan estas cosas. Uno se tendría que haber asesorado más y no ser confiado por manejarse con transparencia. No me enojo, no tengo nada en contra de nadie, pero la próxima vez tendré que tomar otros recaudos. O meterme en un terreno que no me competía. Sé que esa parte iba a estar y que fue muy importante en todas nuestras vidas, pero se le dio un enfoque que yo hubiera preferido empezar de otra forma, son las reglas del juego», detalló en una entrevista exclusiva.

Además, Silvia aclaró lo sucedido con el removido monumento a su padre en la ciudad natal del recordado boxeador. «No es que no está porque lo sacaron, sino que se lo llevó el restaurador para restaurarlo. Con las idas y venidas de gobierno, está un lugar transitorio entre una comuna y otra, y por ahí hay gente que no se la quiere jugar, gente que lo admira, gente que no, entonces estoy esperando que todo esté ordenado políticamente para llevar otra vez las cartas y la petición. Pero no fue sacado. Es una lástima porque estuve con la producción y se lo hubiera aclarado», reveló en relación al documental ‘Furia’, donde brindó su propio testimonio.

En ese sentido, consideró que los rumores sobre la estatua constituyen «una desinformación y no estoy para disentir. Se entran a meter los opinólogos, la gente joven, detrás del apellido de mi papá todavía hay mucho de querer tener el protagonismo aunque sea por un ratito».

En cuanto a la miniserie, contó que con su familia tuvieron una entrevista con los guionistas: «Ellos tenían todo el material porque su vida fue pública, pero querían darle la parte humana y lo charlamos con mi mamá y mis hermanos y ellos para refrescarles una idea. Pero en realidad no confiamos, no hice ninguna salvedad -me preguntaron si había algo que quisiera que no se diga- pero no estoy de acuerdo en que se tape nada porque su vida fue pública. Obviamente que hay secretos que de la puerta para adentro los sabe sólo la familia».

«Es gente muy joven la que escribe y hace la serie, así que ahí también hay un punto de inflexión. Tengo hijos adolescentes y una tiene que hablar con ellos, y entender y aceptar cosas que culturalmente no las tenía incorporadas, y hay cosas que están muy bien pero no me parece bien la violencia. Obviamente estoy muy a favor de que la mujer tenga los derechos que corresponden, y el respeto y todos los valores, pero está todo mezclado y en  esa mezcla ellos sacaron sus beneficios», sostuvo.

«Sé quién era mi papá, un padre presente, siempre volvía a Santa Fe y no se olvidaba de sus orígenes, es una vida apasionante como para que también la cuenten; y hay mucha ficción y si la ficción a algunos les sirve, como digo siempre, pasa el tiempo y el apellido Monzón todavía les da de vivir y les da de comer a varios», lanzó.

LOS RECUERDOS

También hubo tiempo para el recuerdo de su padre: «Cuando mi papá salió campeón del mundo tenía 7 años, así que recuerdo muchos pantallazos, ahora viendo material me afloran muchos más recuerdos. El que más viajaba era mi hermano que era más chico que yo pero iban todos hombres. Ahora las estoy volviendo a revivir».

«Soy la única hija mujer, así que era muy protector. Mi mamá me cuenta que cuando nací ella trabajaba y él me cuidaba. Se dedicaba a llevarme, a cambiarme. Siempre fuimos muy unidos, fue una relación muy fuerte la mía con mi papá. Después me fui a vivir a Buenos Aires y fue una relación muy unida».

«Mi hijo Agustín es un apasionado de la vida deportiva de mi papá, es muy parecido, hasta silba igual que él y eso que no lo conoció. Siempre fui la encargada de que mis hijos amen a mi papá a través mío. Tengo los premios Olimpia, los cinturones del Consejo Mundial, después muchas cosas se han perdido. Después muchas cosas desaparecieron, quedaron en casas de amigos ‘no tan amigos’, o entraron a robar, y yo no quise entrar en confrontación con nadie. Todo lo que hice y amo a mi papá lo volvería a hacer, duermo tranquila. La honestidad, todos esos valores, así me conduzco en la vida y también se lo transmito a mis hijos», cerró.

Compartir

Dejar respuesta