El juez Santiago Zarza no hizo lugar al planteo del fiscal Gabriel De Vedia, quien había emitido dictamen para que los 354 trabajadores despedidos de Télam volvieran a la agencia sobre un recurso de amparo presentado ante la Justicia Nacional del Trabajo. Zarza desestimó esa medida alegando que puede implicar “un adelanto temporal de la solución del conflicto”, al tiempo que afirmó que no pueden acreditarse “de actos discriminatorios” en la masiva ola de despidos.

El funcionario judicial había considerado que el procedimiento debía realizarse “de manera sumarísima”, a la vez que opinó que los despidos tuvieron lugar “en un marco arbitrario y discriminatorio”, por haberse dado sin motivación aparente y sin sumario previo, aunque Zarza desestimó el dictamen.

En ese sentido, el delegado del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA) Emiliano Bonanotte, lamentó el fallo adverso que no le da lugar a la denuncia por discriminación que había presentado Zarza, aunque aseguró que desde la entidad gremial mantienen la expectativa “de un fallo favorable en los próximos días a los trabajadores por la presentación que hicimos como comisión gremial, por el incumplimiento de un proceso preventivo de crisis”, como marca la ley cuando hay despidos de más del 10 por ciento de los trabajadores de una empresa.

Efectivamente, el referente sindical confirmó en diálogo con AM 1300 Radio La Salada que los 354 despidos -sumado a 3 que se habían dado en el último año-, el 41  por ciento del personal recibió el telegrama de despido o, en su defecto, la acreditación de haberes proporcionales a esa medida.

“Entramos en el día 16 del conflicto, y yendo cuatro días para atrás, son 20 los días que no aparecen los directivos de la empresa. Estamos desconcertados, no entendemos bien el eje de los despidos, y tampoco lo aclaran, por eso esperamos que den marcha atrás con el vaciamiento y den la cara”, agregó Bonanotte.

Además, informó que el viernes llegó un mail con firma de Recursos Humanos que le daba la opción a los trabajadores convocados de lo que las autoridades llaman la “nueva agencia”, o sea los “no despedidos”, de no presentarse a trabajar si querian, sólo respondiendo con su nombre y apellido para dar cuenta y eso los autorizaba a no venir a trabajar.

“Hemos realizado una denuncia penal por el abandono de la empresa, del archivo fotográfico; y en la asamblea que tuvimos hoy resolvimos acompañar a los compañeros despedidos y a los no despedidos”, agregó. Asimismo, adelantó que el juez Sebastián Casanello los citó para presentar detalles de la denuncia por incumplimiento, además de otros diez puntos que prefirió no reseñar.

Compartir

Dejar respuesta