Tras una denuncia anónima al 911 por la posible presencia de cianuro en los tanques de agua, el Consejo Escolar de La Matanza decidió cerrar las puertas y suspender las clases de la Escuela Secundaria N° 178 del barrio de Villa Constructora, en ese distrito bonaerense,  con el objetivo de preservar la salud de los alumnos.

A una semana del hecho, personal del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) se llevó una muestra de agua para estudiarla, pero avisaron que los resultados se conocerán recién dentro de 30 días, por lo que los alumnos podrían permanecer un mes más sin clases.

“Sabemos que lleva su tiempo, pero, mientras esperamos, los chicos pierden clases. Eso se suma a los paros docentes y, por eso, nunca terminan de cerrar sus notas. Además, estamos muy preocupados porque, de ser cianuro, es realmente venenoso”, manifestaron los padres de los alumnos con Radio Universidad, donde dejaron claro que necesitan celeridad en los resultados para que los chicos no pierdan demasiados días de clases.

En tanto, en medio de una reunión de padres, el director de la institución les advirtió la gravedad y peligrosidad que habría en el barrio, en el caso de estar el agua contaminada. “Es una locura porque esa agua va a las cañerías y, de dar el test positivo, contaminaría todo. No queremos generar una alarma, pero estamos muy preocupados”, exclamaron.

Compartir

Dejar respuesta