Paolo Rocca afianzó su postura contra la Secretaría de Energía y anunció que va a suspender a 300 empleados y bajará equipos en medio del anuncio del Gobierno por el recorte a los subsidios a la producción de gas en Vaca Muerta. Además, amenazó con iniciarle un juicio al Estado.

La reacción era más que esperada teniendo en cuenta que Tecpetrol, su empresa, es la más perjudicada por los cambios impuestos por Gustavo Lopetegui. Los recortes implican que la firma va a recibir 350 millones de dólares menos por año, según cálculos propios, por lo que van a bajar la producción.

Medios de Río Negro informaron que en los planes de Rocca está en sacar de circulación tres de las cuatro torres que están emplazadas en Fortín de Piedra por lo que deberán suspender a al menos 300 trabajadores. Los contratos de las personas damnificadas van a pasar al modo stand by.

Compartir

Dejar respuesta