La caída de la industria automotriz no se detiene ni con le plan lanzado por el Gobierno para subsidiar la venta de unidades 0KM. Y el impacto ya se empieza a sentir con más fuerza en una de las firmas que hasta el momento parecía mantenerse a flote en medio de la debacle general.

Es que luego de la buena nueva que significó el anuncio del traslado de sus oficinas regionales a Argentina, desde ayer Toyota comenzó un plan de suspensiones para compensar la caída de las ventas. Esa decisión mantendrá paralizada su planta de Zárate, provincia de Buenos Aires, hasta el próximo lunes 5 de agosto.

Según pudo saber InfoGremiales, la medida de la firma japonesa tendrá su correlato en el inicio de la reforma laboral de hecho. Es que los operarios cobrarán su salario sin rebaja mientras estén suspendidos y como contrapartida la gerencia creará el tan discutido banco de horas, por medio del cual recuperarán esas horas no trabajadas los días sábados una vez que se reactive el consumo.

El banco de horas es una de las iniciativas más resistidas de todas las propuestas en el borrador de reforma laboral que el Gobierno Nacional hizo llegar al Senado en 2017. Ahora, de hecho, vuelve a instalarse como una realidad en el mercado de trabajo.

La medida afectará a los más de 5 mil empleados, agremiados al sindicato de mecánicos (Smata), entre los que empieza a crecer el temor de despidos, especialmente entre la franja de contratados.

(Fuente: Infogremiales)

Compartir

Dejar respuesta