Una estadounidense de 64 años que aprovechó su estadía en Buenos Aires para hacerse una lipoaspiración murió en el país luego del procedimiento estético. Milagros Abreu había venido con su marido, César Ramos, a realizar una serie de trámites, pero las complicaciones de la intervención provocaron el desenlace fatal después de estar agonizando 46 días.

Ahora, el viudo realizó la correspondiente denuncia contra Daniel Matteo, el médico que realizó la intervención, acusándolo de mala práxis y homicidio culposo. Según informaron desde el círculo íntimo de la mujer, ella no estaba segura de realizarse la intervención y fue el profesional de la salud quien la convenció: por eso, a los dos días de la consulta fue a lipoaspirarse la zona del abdomen, cintura y muslos.

Una vez dentro del quirófano, las cosas no salieron bien ya que el cirujano le perforó el intestino delgado a la paciente. Eso fue descubierto recién a los cinco días, en medio de una operación exploratoria de emergencia. En total, durante los 46 días en los que estuvo internada, la víctima fue sometida a 14 cirugías con el objetivo de revertir el cuadro de peritonitis.

Ademas, del total de esos días, unos 22 los pasó entubada y le han tenido que realizar ochenta transfusiones de sangre. Un shock séptico de foco abdominal terminó con su vida. Mientras tanto, Matteo nunca se acercó para interiorizarse sobre lo ocurrido.

Compartir

Dejar respuesta